5 jul. 2010

Consulta Pública eLAC2015: HACIA UNA SOCIEDAD DE LA INFORMACIÓN Y EL CONOCIMIENTO HUMANISTA Y EQUILIBRADA (Parte I)

En esta entrada incluyo el contenido de mis recomendaciones a la CNSIC (Comisión Nacional de la Sociedad de la información el Conocimiento) de la República Dominicana en ocasión de la "Revisión" que hiciera del Documento de Trabajo de la Estrategia...

Mi opinión es que EXISTE UN ENFOQUE ERRÓNEO en la concepción de las ESTRATEGIAS de Habilitación del Desarrollo vía las TICs, en el cual se da extrema importancia a las "TICs" como si fueran un FIN EN SÍ MISMAS; cuando el verdadero objetivo que debería buscarse es Ejecutar UNA TRANSFORMACIÓN ECONÓMICA DE LA NACIÓN SOBRE LA BASE DE LAS INTERACCIONES ECONÓMICAS RE-PLANTEADAS EN UN NUEVO CONTEXTO.

El documento original está publicado en el website de la  CNSIC bajo "Contribuciones Sector Privado - BHD".


Capítulo I: Observaciones Generales
 
ENFOQUE GENERAL
 
La Estrategia Nacional para la Sociedad de la Información (e-DOMINICANA), no debe verse como un FIN EN SÍ MISMA, sino como un MEDIO HABILITADOR de ciertos elementos esenciales para competir en el mundo de hoy, como son:
 
a. Comunicación instantánea.
b. Reducción de costos.
c. Aumentos cuánticos de la productividad.
d. Disponibilidad inmediata de la información.
e. Automatización explicitas de los Procesos.
f. Habilitación del Conocimiento.
g. Innovación continua.

Y otros tantos elementos que facilita la disponibilidad y correcta aplicación de las TICS. Sin embargo, todos los elementos de la E-DOMINICANA, son, inherentemente, instrumentales, ciertos procesos y políticas de inducción son los que, a la larga y efectivamente, determinan las “transformaciones” que son el objetivo primario de la estrategia. Además, sin un marco conceptual (framework) catalizador y planteado a nivel más amplio para el país completo, no es posible lograr efectivamente las metas de convertir a la República Dominicana en un país “desarrollado” o a un estado de avance social económico mucho más avanzado.
 
En el sentido que lo veo yo, la e-DOMINICANA debe tener un enfoque mucho más inclinado al desarrollo de capacidades de producción que, a los temas relacionados con la pobreza, el desarrollo humano y aspectos “sociales” que, si bien tienen fundamentos correctos no son prácticos desde el punto de vista del terreno económico. No es la aplicación de la tecnología o el acceso a medios digitales lo que determinará una reducción en los índices de pobreza, sino las capacidades reales de producción, de reducción de costos, de fabricar productos de calidad y bajo precio que puedan ser colocados en el mercado internacional ampliado, más una visión de fondo, lo que, al final, determinará si los ciudadanos se benefician o no de la Sociedad de la Información. El beneficio de las TICs es, por tanto, indirecto, en cuanto ayude a crear, mantener y sostener el crecimiento del Valor Agregado Económico o Social.


En estas observaciones generales he querido compilar los puntos esenciales, sobre los cuáles considero sesgada, o limitada la visión de e-Dominicana: Su excesivo peso en los temas de “desarrollo humano”; su excesivo enfoque en la “Reducción de la Pobreza”. Estos temas juegan un papel preponderante para el acopio de apoyo institucional-político; y forman parte de un discurso muy alineado, pero, en mi opinión, también desvían la atención a los aspectos fundamentales que deberían perseguirse a corto plazo ya que, cualquier estrategia que pretenda Reducir la Pobreza, tendrá una meta de largo plazo por lograr, la cual, probablemente no será satisfecha en el ámbito de aplicación que sí podría proponerse para e-Dominicana. 

Ahora bien, las consecuencias de un Estado más eficiente y procesos altamente sofisticados y “desgrasados de burocracia” siempre vendrán en beneficio de los ciudadanos servidos. Por eso, mi enfoque es puramente orientado hacia la Creación de Valor Económico o Social (1) infraestructura y la provisión de “plataformas que faciliten la innovación continua”. Ahí, es donde el factor humano es importante. Implementadas las “plataformas”, funcionan de manera similar a sus análogas de lanzamiento de cohetes, siempre que el cohete por su parte, esté fabricado o “construido” correctamente se elevará hacia el espacio sideral.

No obstante lo anterior, si las iniciativas se priorizan con un enfoque meramente económico de desarrollo nacional, el aumento de la productividad resultante y junto a la capacitación requerida determinará los aumentos finales de salario y de la calidad de la demanda que harán elevar la Calidad de Vida de aquellos que participen. De manera, complementaria, los temas de Pobreza, Género y Desarrollo Humano, podrán catalizar la mejor definición de las políticas aplicables, pero no ser los temas primarios sobre los cuáles se basa la actuación.

Continúa en la Parte II...


(1) Sin ir a las sofisticadas definiciones sobre las que se basan estos conceptos, permítanme sólo definir la Creación de Valor Económico en términos de incrementos de riqueza para el agente que gestione la iniciativa empresarial. Si al final de su ciclo fiscal o de producción la iniciativa ha creado un excedente de riqueza sobre sus costos podríamos considerar que se ha creado “Valor Económico”. Por otra parte, la Creación de Valor Social tiene méritos en las nuevas iniciativas de Innovación Social en la que se aplican métodos de gestión, tradicionalmente aplicados por el sector privado, para gestionar cuestiones ambientales, sociales y públicas en las cuáles se benefician ciertos “Equity Groups”, que las acciones del “mercado” no llegan a beneficiar. Se trata de procesos mediante los cuáles parte de la “riqueza” creada por la gestión privada y de la Sociedad Civil en su conjunto, se distribuye a los “menos afortunados” que, por desventajas inherentes o “creadas” no logran “participar” en el proceso de creación de riqueza. El “Valor Social” también implica la creación o mejora de las Prestaciones del Estado a sus contribuyentes, la mejora de la gestión ambiental, la mejora de las interacciones, las iniciativas de salud, vale decir, cualesquiera acciones afirmativas dirigidas a aumentar la Gobernabilidad y reducir las inequidades que la sóla gestión del mercado y la propia Economía no resuelven.